Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

Loading...

¡Horror, dolor de muelas! Probablemente se trata uno de los dolores más intensos e insoportables que pueda soportar el ser humano. El malestar es tan intenso en algunos casos, que puede llegar a provocar hasta desmayos.

Un dolor de muelas puede venir provocado por varias causas. Una caries que afecta al nervio, un absceso (infección o inflamación), un dolor de oídos, sinusitis? Siempre podemos recurrir a los calmantes y, ante todo, no se debe dejar nunca de acudir al dentista. Pero si no quieres atiborrarte a medicamentos, a continuación te ofrecemos una serie de remedios caseros que te ayudarán a aliviar este molesto dolor.

Ajo. El ajo tiene un gran número de propiedades beneficiosas para la salud. Así, favorece la circulación y la eliminación de líquidos, combate infecciones del aparato respiratorio y es un gran aliado contra el dolor de muelas. Se puede mezclar con un poco de sal gorda y aplicarlo en la zona del dolor. Masticar un diente de ajo todas las mañanas ayuda a mantener los dientes fuertes y saludables, aunque deberemos usar un enjuague bucal para eliminar el olor.

Cebolla. Al igual que el ajo es otro antibiótico natural. Coloca un trozo de cebolla an la zona de los dientes o las encías para aliviar el dolor. Masticar una cebolla durante tres minutos cada día, aunque no es muy agradable, ayuda a proteger nuestra boca de enfermedades dentales.

Loading...

Sal. Si el dolor se debe a una infección provocada por restos de comida que se han quedado entre los dientes, la sal nos puede ayudar por su alto poder antiséptico. Mezcla un vaso pequeño de agua con una cucharadita de sal, remueve y haz gárgaras después de cada comida.

¿SABIAS?  Los 3 remedios caseros para eliminar las piedras en los riñones de una vez

Perejil. Esta planta aromática de alto contenido en hierro tiene propiedades antioxidantes y ayuda a controlar la tensión alta. Masticar perejil crudo varias veces al día también contribuye a paliar el dolor de muelas.

Agua oxigenada. El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada tiene propiedades antibacterianas y aclarantes. Si nos duele una muela, podemos aplicar agua oxigenada con un bastoncillo o un algodón en la zona afectada.

Clavos de olor. Tienen una sustancia llamada eugenol que actúa como sedante natural. Se pueden aplicar directamente en la encía o bien podemos hervirlos en agua y realizar un enjuague bucal.

Té negro. También es útil contra el dolor de muelas porque contiene ácido tánico, un conocido calmante. Calentamos en agua una bolsita de té negro y la aplicamos en la zona donde notamos las molestias.

Extractos de menta, vainilla o limón. Los podemos comprar en cualquier herboristaría o incluso hacerlos caseros, aunque este proceso puede resultar engorroso. Hay que aplicarlos directamente en la zona dolorida.

Enjuague bucal con whisky. Esta u otra bebida alcohólica de alta graduación también se puede usar para mitigar el dolor de muelas. La encía absorbe el alcohol y adormece el área afectada.

Aceite de tilo o vinagre de manzana. Aplicar con un bastoncillo aceite esencial de tilo donde notamos el dolor. Este aceite es un eficaz calmante natural. Un algodón empapado en vinagre de manzana o unas gárgaras también ayudan.

En cualquier caso, recuerda que estos remedios solo ayudan a reducir las molestias, por lo que siempre se debe acudir a un especialista para que detecte cuál es el origen del dolor y recibir el tratamiento adecuado.

¿SABIAS?  Azúcar y tomate en un día hará que su cara sea tan clara, sin mancha de forma permanente

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…